MISIÓN DIQUE LUJÁN

En 2012 empezó la Misión en la sede Pacheco, nuestro destino fue Dique Luján que pertenece a nuestra Diócesis de San Isidro dentro del radio de la Pquia. Salvador del Delta, la llevamos a cabo entre el 3 y el 10 de febrero de cada año y ya realizamos cuatro Misiones.

Realmente, no me canso de decirlo, por haber sido la primera Misión de la sede y con chicos y chicas que en su gran mayoría no tenían experiencia misionera fue espectacular desde todo punto de vista; una vez más pudimos comprobar cómo Dios no se deja ganar en generosidad y cómo derramó con abundancia su misericordia sobre nosotros y las familias visitadas. En el fondo todos, cada uno según su medida, se llevó una profunda experiencia de Jesús que convivió entre nosotros mostrándonos de verdad que Él está Vivo en la Eucaristía y Viviente en cada hermano que se nos cruza en la vida.

La Misión se compone de dos grandes momentos o aspectos que son los que le dan vida y la llevan adelante: La Misión hacia fuera, en primer lugar, hacia las familias a las que vamos a visitar y propiamente por lo cual la Misión se lleva a cabo; y, en segundo lugar, la Misión hacia dentro, la vida de la comunidad de misioneros, que de antemano no suele tenerse mucho en cuenta, pero que, sin embargo, es el aspecto esencial, más interior e invisible, como es lógico, para los que oyen hablar de lo misionero pero no tuvieron aún posibilidad de hacer la experiencia, y que, sin embargo, posibilita y garantiza la plenitud y riqueza de las visitas en las casas.

El lema que inspiró toda la Misión fue: “Nosotros no podemos callar lo que hemos visto y oído” (Hech. 4, 20). Y esto fue para lo que nos preparamos toda la segunda mitad del año anterior, buscar llevar a Jesús a las familias que nos abrieran la puerta y quisieran compartir con nosotros sus vidas.

En los rodajes preparatorios trabajamos dos fragmentos del Evangelio para charlar y comentar en las casas: El de la Anunciación del Ángel a María, y para una segunda visita, María junto a la Cruz de su Hijo. La idea fundamental fue dejarles a las familias la cercanía de la Virgen-Madre por quien se nos facilita el encuentro con Jesús, Salvador de todos los hombres. Pusimos toda nuestra confianza en María para que ella transformara los corazones de todos, los de las familias y los nuestros y al final de la Misión nos dimos cuenta que todos habíamos sido misionados por el Espíritu Santo que fue moldeando los corazones encontrando a su paso resistencias a su acción cada vez menores y todos nos dejamos llevar por Él cada vez más dócilmente para que Dios pudiera hacer su obra.

Es impresionante escuchar los testimonios de las chicas y chicos cuando van contando las distintas experiencias que tuvieron en las visitas. Es, al mismo tiempo, fascinante cómo la mano de Dios nos va llevando a todos hacia Él casi sin que nos demos cuenta, y de pronto, aflora su paso por nuestras vidas tocándonos a todos los corazones a través de la acción del hermano que tenemos al lado.

Fue una experiencia única el cierre de la última noche cuando cada uno fue compartiendo con el grupo la propia experiencia de lo que había sido la Misión para él, así pudimos asomarnos al misterio de Amor que se dio en el encuentro profundo de comunidad siendo habitados todos por el mismo Jesús.

Jesús es el gran motivo y fundamento del quehacer misionero en la Iglesia universal y obviamente también en nuestra pequeña porción del Reino en la tierra que es el Pilgrims`, Él es quien nos mueve e impulsa a la Misión, a compartir entre nosotros, y con las familias visitadas, su Misterio Pascual por el cual sabemos que la muerte no tiene la última palabra en nuestras vidas, sino que por su Resurrección la Vida se nos ha dado en abundancia por el mismo Espíritu Santo que Jesús derramó en nuestros corazones desde aquél primer Pentecostés: eso es cada Misión en el colegio, renovar incesantemente el fuego que inflamó los corazones de los Apóstoles y de María en el Cenáculo y que arderá perenne hasta que Cristo vuelva glorioso a llevarnos con Él.

¡Ven Señor Jesús! 

 

Pablo Ríos

Show More

Pilgrims’ College Sede San Isidro, Ramal a Tigre 1860 / Tel. 4765-6642 

Pilgrims’ College Sede Pacheco, Camino Bancalari Benavidez 401 / Tel. 4715-9073